¿Quién ha dicho que la clave está en las palabras?

Me duelen los pies

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 24/01/2017

Escribe una amiga lebaniega en su perfil de Facebook:

Según el contrarreloj de La Molina, faltan 95 días para la apertura del Año Santo Lebaniego que este año compartimos con Caravaca de la Cruz. Y entre tanto gasto que se avecina ¿No quedaría un poco para editar el Cartulario de Piasca o reeditar el Cartulario de Santo Toribio de Sánchez Belda, en rústica?

Y yo le contesto:

No lo sé. Quizá habría que preguntarle a Enrique Iglesias.

Enrique Iglesias es el insigne poeta y compositor con el que el Gobierno de Cantabria ha decidido llenar el mayor recinto de espectáculos de la región. ¿El motivo? Reunir a dos decenas de miles de personas en un concierto que constituirá el acto central del Año Santo Lebaniego (aquí es donde vendría bien hablar del culo y las témporas).

Por si alguno no es capaz de reconocer los méritos al protagonista del concierto, simplemente dejo aquí unas pocas notas biográficas y una referencia bibliográfica que deja bien a las claras sus méritos y la pertinencia de su actuación:

En primer lugar diré que se trata de un paisano de profundas raíces cántabras y lebaniegas (del mismo Miami, en las estribaciones de Picos de Europa). Alguien forjado a sí mismo, autodidacta, salido de lo más profundo del pueblo trabajador y dotado de una capacidad y sensibilidad artística fuera de lo común. Hasta tal punto es esto último así, que ha sido capaz en una de sus más excelsas composiciones poéticas de rimar “los pies” con “los pies”, hito lírico quizá sólo comparable con el de otro genio que fue: Nacho Cano (me “cano” en sus letras), que hizo lo propio con Nueva York y el jamón de York.

 

Un Nobel para el jurado de los Nobel.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 14/10/2016

 

Esta vez  nos lo han puesto sencillo a blogueros, tertulianos, cuñados y ególatras en general. Le dan un premio a uno que conocemos todos, todos nos creemos en condiciones de opinar y todos pegamos la oreja cuando son otros los que hablan.

Cuando la premiada es una poeta de apellido impronunciable, no nos pronunciamos. Cuando el galardón es para un novelista contestatario, no contestamos. Pero este año, Alfred Nobel nos ha dado la palabra y aparecen dylanistas,  dylanianos, dylanófilos  y sus respectivos contrarios en cada esquina.

 

Este año el verdadero triunfador ha sido el jurado, al pensar en sí mismo y en  la institución a la que representan, a la que han hecho un gran favor.

 

Por mi parte, no sé /no contesto. Sólo me acuerdo de mi entusiasta profe de inglés en el instituto, quien nos puso Blowin´ in the wind en el equipo de música que meses antes había pagado de su bolsillo y quien poco después nos mandaría traer hueveras de cartón para pegar a las paredes y así insonorizar el aula.

Que yo sepa, a Alfonso (el “Quickly”) nunca le dieron ningún premio. Ni a quien le puso el mote, que también era un genio.

Todo el día pesando el pollo.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 23/03/2016

“Nos pasamos el día pesando el pollo” es una gloriosa frase de un profesor, hablando de los controles, exámenes, pruebas objetivas y demás parafernalia evaluativa (evaluativa “de la mala”). El caso es que tanto visitar la báscula, pollo y pollero no tienen tiempo de interactuar de otra forma y, por lo tanto, el pollo no tiene tiempo de comer (o come a deshora).
De esta forma, el pollo no engorda, el gallo y/o la gallina se desesperan y el pollero se frustra. Nadie entiende qué le pasa al pollo y sólo se nos ocurre seguir pesándole a ver si el milagro se produce. Y así hasta que el pollo se harta y dice que no vuelve a la granja.
Manda huevos.

A huevo te lo pongo.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 29/02/2016

A las ocho de la mañana de ese uno de marzo, la revisión de celdas no resultó tan rutinaria como lo era habitualmente. El preso Arnaldo Otegi no despertó de su último sueño en la prisión. Sin necesidad de que llegara el forense, el funcionario se aventuró a asegurar que fue envenenado la noche anterior, probablemente contaminando su cena.

Trescientas páginas más y el thriller es de quien se anime.

Los cinco minutos de Fernando Trueba.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 24/09/2015

Si me pongo enfrente de Fernando Trueba, supongo que sólo podría presumir de aventajarle en los ojos, que yo tengo más o menos en su sitio. En lo demás, calculo que o empatamos o me gana, en la mayor parte de los casos por goleada. Por eso, cuando consigo empatar con rivales de esta entidad, lo celebro.

Hace unos días, sin ir más lejos, me sorprendí empatando con el recién galardonado con el Premio Nacional de Cinematotografía: yo tampoco “me siento” español.

No “me siento” ni español, ni cántabro, ni europeo. Ese “sentimiento” no lo he experimentado, al menos de manera consciente, ni cinco minutos siquiera. Quizá es que mi “sensación de estar sintiendo” (menudo sinsentido acabo de escribir) no se manifiesta en relación con esta cuestión del origen o del nacimiento. Quizá es que también inconscientemente, me guardo el “sentimiento” para otras causas.

Ya de paso, me asombran aquellos que se asombran de que la ausencia de sentimiento patriótico sea compatible con recibir premios, reconocimientos o gratificaciones económicas de índole regional, estatal o del marco territorial que vengan. Que yo no “me sienta” de aquí o de allá no me convierte en un ser asocial (quizá todo lo contrario): me encantaría ser recordman regional de maratón, conseguir un Premio Nacional de lo que sea o ser el más narigudo de Europa, por poner tres ejemplos. De la misma forma, no tengo reparo alguno en tener tarjeta sanitaria de Castilla y León, pagar impuestos en España o pasar en el aeropuerto de Londres el control de los ciudadanos de la Unión Europea.

No confundamos “el sentimiento” con la organización territorial y los derechos y deberes que dicha organización genera. Ya siento no sentirme, pero “ye” lo que hay.

Follamigas

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 04/04/2014

Desde hace años, tengo dos amigas. Dos amigas cuya relación con ellas no es propia o únicamente de amistad. Por supuesto, es cierto que prima cierta confianza, pero también lo es que existe un grado notable de conveniencia interesada por todas las partes. Ellas me dan lo que necesito y yo, a cambio, alimento su naturaleza y razón de ser. Vulgar, pero también gráfica y certeramente hablando, podríamos referirnos a ellas con el conocido término de follamigas.

Son diferentes entre sí, mucho, igual que el trato que me dan y que de mí reciben.

Una es la relación “fija”, aunque llevemos juntos menos tiempo. Se parece poco a mí pues es creativa, moderna y, digamos, un poco virtual. La verdad es que hablamos poco, aunque a cambio tiene mecanismos para ofrecerme multitud de datos por otras vías.

Dicen los demás de ella que es pegajosa en sus relaciones y que cuesta mucho abandonarla, igual que otros más dudan de su fiabilidad. Sin embargo, yo nunca he tenido ninguno de esos problemas con ella, al menos hasta hace un par de días.

La otra, con quien mantengo una relación continua también, es de otro carácter. Tras muchos años de relación  no hemos sufrido altibajos ni descalabros notables. Una perfecta línea horizontal podría ser la representación gráfica de nuestra evolución como pareja. Ofrece, frente a la creatividad, la inercia bien entendida, frente a la modernidad, un clasicismo no rancio ni atrofiado.

Quizá esa dualidad ha marcado mi imagen de cada una. La una es una cantante de jazz, la otra una deportista. Un jazz nuevo, fusionado, blanco, ecléctico. Una atleta metódica, regular, no brillante pero sí fiable.

No sé muy bien porqué, o sí lo sé, he decidido no prolongar más una situación si no anómala, al menos difícil de llevar. He decidido no dividir mis esfuerzos y, lo sé y lo asumo, tampoco mis placeres basados en la diversidad y en el cambio.

Sabiendo de antemano que el proceso no sería fácil, he iniciado conmigo mismo y con las dos concernidas el proceso de “simplifcación”. Lo llamo así, simplificación, un término aséptico desenganchado de connotaciones emocionales, para no hacerlo aún más difícil. En esa línea de frialdad, de distanciamiento, he comenzado a actuar.

En principio, una de ellas había sido elegida para perpetuarse o al menos prolongarse en mi vida pero, cuando mis maniobras han sido descubiertas por la damnificada, la reacción de esta última ha superado lo previsible. A demanda suya he tenido que exponer prolijamente, más de lo que hubiera deseado, mis intenciones y, sobre todo, mis motivos para hacerlo.

No me creía especialmente importante para ella (realmente le he dado muy poco) pero me he dado cuenta rápidamente de mi error, a juzgar por su contraataque: vestida de azul intenso, elegante pero con maneras resueltas, enarbolando razones de toda índole y poniéndose en comparación con su competidora, ha logrado envolverme. No sólo me ha hecho detener mis intenciones hacia ella, sino que ha logrado dar la vuelta a la situación y convencerme de que ella debería ser mi única compañera. Una victoria más en su carrera deportiva.

Pero sólo unas pocas horas ha durado mi reciente cambio de decisión. Las mismas pocas que ha tradado la cantante de jazz en subirse al escenario y agarrando el micrófono, vestido largo naranja, susurrar a veces y gritar otras todo un recital de “quédate conmigo” y “el cielo será nuestro”.

Sensible a la música y a la letra, he salido del improvisado concierto seguro de que mi primera intención era la que valía y me he ido a la cama, solo, confiado de haber sabido rectificar a tiempo de mi primera rectificación.

Pero las noches son las noches y las mañanas sus finales. Recién levantado, me entero de que la atleta había decidido hacer la carrera de su vida… y que yo iba a ser su rival. Telefónicamente tomó la salida y, de paso, las riendas de la carrera. Yo al otro lado la seguía a duras penas. La imaginé otra vez de azul intenso, pero esta vez el color procedía de unas mallas y una camiseta brillante y pegada al cuerpo. El azul lo interrumpía sólo la letra M de su inicial, serigrafíada con formas redondeadas y aerodinámicas en un verde no menos eléctrico que el fondo. Era la vestimenta de alguien que no venía a pasearse y que estaba dispuesta a darlo todo. En los primeros kilómetros de conversación llegó a ponerse incluso agresiva: hacía asomar los codos si intentaba ponerme a su altura y en ningún momento se dejó sobrepasar siquiera unos centímetros. Yo seguía sus argumentos casi acobardado, a la defensiva. Con seguir su ritmo a duras penas me bastaba.

A mitad de carrera vislumbré una pequeña situación de igualdad y me atreví a discutirla su posición, aunque sabía que debía hacerlo guardándome en parte las espaldas pensando en el final. Y en ese final, no sé si valiente o deseperadamente, decidí tomar la iniciativa y pegar un acelerón definitivo. Un “vale, yo tiro ahora a suerte o a muerte y a ver que me respondes”. Y la solvencia fue su respuesta. La que le era propia y le sirvió para ganar.

Al menos, no hizo sangre de mi derrota. Todo lo contrario. Ella ganó, pero a mi la dura competencia me llevó a batir mi mejor marca. Los dos contentos.

Ahora, tras la ardua batalla a tres bandas, las dos patas que quedan unidas de la banqueta que se rompió, estamos esperando hacer efectivos nuestras nuevas condiciones y acuerdos. Sólo algunos mensajes enviados desde un Club de Jazz interfieren estos días de incipiente y no formalizada nueva relación. Sé que esos mensajes no tienen la menor capacidad de causar el efecto que pretenden pues, acertada o equivocadamente, la decisión está tomada: entre pasar la línea móvil a Jazztel o la fija a Movistar y de cualquiera de las dos fórmulas unificar mi tarifa, elijo la segunda.

De goles y perífrasis.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 17/11/2013

Mi padre es un atípico aficionado al fútbol. Lleva yendo al campo los sesenta y pico últimos años y no creo que haya mucha gente a la que le guste tanto ver fútbol como jugarlo (lo que puede jugarse con 39 años en cada pata).

En toda su vida como espectador, he podido compartir con él una pequeña parte de ella y nunca le he visto dar un simple aplauso en el campo, llevarse un disgusto por una derrota o un alegrón desmesurado por cualquiera de las escasas victorias de nuestro equipo. Su mayor exceso expresivo en un campo de fútbol ha sido ponerse de pie durante un minuto de silencio antes de algún partido o admirarse por alguna genialidad de cualquiera de los jugadores, sean del equipo que sean.

Mantiene también una enorme distancia con cualquier simple asomo de hooliganismo y mucho más cuando la violencia en cualquiera de sus formas se hace patente, lo cual es bastante difícil, pues ambas aberraciones ¿deportivas? están demasiado presentes en demasiadas ocasiones. Ya es casi un mantra para él la frase que le hemos oído pronunciar decenas de veces cuando la ocasión lo merece: “Al fútbol sólo vamos los mongólicos” (un epíteto rancio y en tiempos discriminatorio pero, nos guste o no, “muy de Santander” hasta no hace demasiado).

Hoy he ido yo al campo. A campo ajeno, más exactamente. Y he tenido la oportunidad de encontrarme con otro teórico de la sociología futbolística. Éste, llevaba uniforme y rotulada en él, la leyenda Cuerpo Nacional de Policía. Franqueaba la puerta por la que pretendíamos salir del estadio al finalizar el partido. Desde su posición, impedía la salida a cualquier aficionado que llevase algún distintivo que le identificase como seguidor del equipo visitante y le conminaba a salir por la puerta siguiente.

En esa situación, uno de los interceptados en la puerta que llevaba al cuello una bufanda verdiblanca, mantuvo con el agente la siguiente conversación, siempre en un tono adecuado y de respeto mutuo:

– ¿Por qué no podemos salir por esta puerta?

– Por su seguridad y con la intención de prevenir desordenes públicos.

– ¿Usted me ve a mí con ganas de meterme en un lío?

– Yo lo que sé es que fuera puede haber personas que conocemos y que sí que tienen ganas de montarlo.

– Pues no entiendo por qué si les conocen, no toman medidas contra ellos.

– Porque todavía no han hecho nada y la forma de prevenirlo es sacarles a ustedes por la misma puerta para asegurarnos de poder mantener el orden.

– No estoy de acuerdo, no estoy de acuerdo.

– Pues no lo estará, pero este es el mundo del fútbol. Este es el mundo que les gusta a ustedes.

“Este es el mundo que les gusta a ustedes”: una bonita y políticamente correcta perífrasis para llamar mongólicos a los aficionados al fútbol. Al menos, al fútbol profesional o semiprofesional actual.

En los umbrales.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 13/05/2013

Igual que las desgracias siempre, últimamente los posts no vienen solos. A los dos anteriores que quedaron encadenados, ese tercero viene a unirse en una suerte de escritura colaborativa.  Hace un par de días,  X/Javi, uno de los escasos lectores de este blog colgó por una casualidad (cargada de buen gusto, pero casualidad) el siguiente texto en su perfil de Facebook:

“Los detuvieron por atentado al pudor. Y nadie les creyó cuando el hombre y la mujer trataron de explicarse. En realidad, su amor no era sencillo. Él padecía claustrofobia, y ella, agorafobia. Era sólo por eso que fornicaban en los umbrales”.

 El autor de las líneas anteriores era, como no, Mario Benedetti. Y dice X/Javi además que lo escrito permite entender el extraño caso de los condones y el tanga de cierto portal de Burgos. No tiene porqué ser cierto pero es una forma de lo más literaria de poner el colofón perfecto a esta serie de entradas al blog.

Todo lo anterior suponiendo que realmente se trate del punto final perfecto y no se convierta en breve, por cualquier azar, en sólo un punto y seguido.

¡Moltes gràcies, Xavi!

equívocos

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 26/06/2012

Cuando te llaman al móvil y no estás, te pueden dejar un mensaje de voz que “el Sr. Movistar” traduce a texto y te envía en forma de SMS. Este es el que acabo de recibir yo:

“Hola Ignacio: soy Joaquín el del taller. Que tienes el coche ya terminado. Te dejo la todo preparado. Que es que mete(?) te como. Gracias. Hasta luego”.

Miedo me da ir al taller. Espero que sólo sea un problema de vocalización por parte de Joaquín.

Tagged with:

Tensión sexual no resuelta*

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 30/05/2012

Cada día más de acuerdo con los que hablan de la nocividad de la “tensión sexual no resuelta”. Sin ánimo de convertir la frase en un axioma, aquí dejo mi teoría, cada vez más refutada por un concienzudo trabajo de investigación:

“Cualquier situación o relación susceptible de culminar o desarrollarse a través de “un polvo”, debe resolverse mediante  “un polvo””.

Cualquier otra resolución no hará otra cosa que enquistar dicha situación o relación. Una vez que el quiste se ha originado podrá mantenerse para siempre o, lo que es peor, reventar de forma abrupta, inoportuna o dañina. Incluso, afectando a terceros.

 

Así que ya sabe todo el mundo: ¡al turrón!

 

*Algunos de los más insignes estudiosos de la cuestión utilizan la expresión sinónima y válida dentro del lenguaje especializado “llevar bote acumulado”.

la puta ficha de lectura

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 17/05/2012

Septiembre de 2011:

“(…) y los niños llevarán libros a casa para ir fomentando en ellos el hábito lector. Después de cada lectura tendrán que traer completada la ficha correspondiente. Aquellos alumnos que traigan más fichas, recibirán un premio en forma de medalla a final de curso”.

 

Mayo de 2012, en un ejercicio después de leer un breve texto sobre Jaime, un niño al que le gustó mucho la historia de Gulliver:

 

Hablo sobre el cuento. Contesta.

A Jaime le gustó leer el libro de Gulliver.

– ¿Qué quiso hacer después de leerlo?

– ¿Te gustaría escribir un libro? ¿De qué trataría? ¿Quién sería el protagonista?

– ¿Te gusta leer cuentos? ¿De qué clase?

– ¿Crees que es bueno para la imaginación leer cuentos? ¿Por qué?

– ¿Qué se te ocurre a ti después de leer un libro? HACER UNA FICHA DE LECTURA.

Esta es la espontánea (y por desgracia lógica) respuesta de una alumna de 1º de Primaria

Tagged with: ,

vivimos aquí cerca

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 28/03/2012

“Mira: nosotras vivimos aquí al lado. Si queréis, venid a casa para darle agua o lavarla las heridas. O dejáis las bicicletas y podéis llevarla al médico. De verdad, que vivimos aquí cerca”.

Estas frases y otras tantas del mismo tono recibíamos el domingo después de un  “pequeño” accidente que sufrimos casi casi al final de una ruta en bici tras una comida campestre. Las pronunciaban dos mujeres sudamericanas (brasileñas, creo) que vieron la caída mientras paseaban paralelas al carril bici.

¿Intercambiamos las nacionalidades de los personajes? ¿Jugamos a inventarnos frases alternativas?

Apaaa

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 23/08/2011

Apaaa

                                      Apaaa                                                                                                                          Apaaa

                                                      Apaaa                                                                                                                                                                           Apaaa                                          Apaaa

                                                                                                                                    Apaaa                                                             Apaaa

                                                                                                                                                               Apaaa

                                                                    Apaaa                                                                                        Apaaa

¡Qué gran entrenamiento!

una fuga

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 20/08/2011

El barrio

Volver al barrio siempre es una huida
casi como enfrentarse a dos espejos
uno que ve de cerca / otro de lejos
en la torpe memoria repetida
la infancia / la que fue / sigue perdida
no eran así los patios / son reflejos /
esos niños que juegan ya son viejos
y van con más cautela por la vida
el barrio tiene encanto y lluvia mansa
rieles para un tranvía que descansa
y no irrumpe en la noche ni madruga
si uno busca trocitos de pasado
tal vez se halle a sí mismo ensimismado /
volver al barrio siempre es una fuga.

                                         M. Benedetti.

 

El Consejero del PP y el 15M

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 24/06/2011

– Yo creo que esto no hay quien lo pare. Y además, no debería parar.

– Está claro que el sistema tiene que cambiar, porque este no vale.

– Estos tíos ejerecen un mecanismo de control y los políticos se lo van a pensar mucho antes de actuar si están ellos enfrente.

– Lo que no puede ser es que se entre en política para lo que entran algunos.

Todas las anteriores son frases prácticamente (no tenía una grabadora) literales. Las ha pronunciado una persona del PP que el lunes o el martes será Consejero de su comunidad autónoma.

¿Oir para creer? ¿Un motivo para estar esperanzados? ¿Una nueva comedia protagonizada por un gran actor?…

Sea lo que sea, el 15M da frutos.

Estar fino

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 18/06/2011

Pocas veces he asisido a eventos tan exclusivos (que no excluyentes) como el que me ha ocupado parte de esta tarde. La entrada al mismo ya ha sido lo suficientemente ceremoniosa: todos los que cruzaban la verja de entrada lo hacían en pequeños grupos, familias en muchos casos que acompañaban a uno de sus miembros en un momento importante de su vida. Desde la verja a la puerta del edificio, los cien metros de distancia eran recorridos lenta y levemente, como si no se quisiera hacer ruido o castigar el suelo. Los directamente protagonistas del acto andaban mirando a derecha e izquierda y de forma escrutadora al resto de sus homólogos.

Por supuesto todo el mundo guardaba una exquisita uniformidad, como si una norma no escrita en ningún lado exigiera su cumplimiento. Los hombres acudían con un look más que estudiado: gente delgada (o muy delgada), morena, muchos con gafas de sol de estética deportiva y vestidos con bermudas, camisetas técnicas de algún color estridente y calzados, bien con chanclas, bien con zapatillas deportivas tan estridentes como las camisetas. Salvo que no complementaban su imagen con barba de tres días, la apariencia de las pocas mujeres presentes con rango de no acompañantes no difería mucho de la de los hombres. Quizá sólo un pelo más largo, no rapado, podría marcar la diferencia. Por supuesto, la mayor parte de ellos y ellas portaban una pequeña mochila a sus espaldas.

Una vez en el edificio, pocos cruzaban demasiadas palabras, salvo aquellos que se reconocían después de haberse visto en algún acontecimiento similar anterior. Cuando algún encuentro de este tipo se producía, el adjetivo más empleado para halagar al hallado era “fino”. “Coño, que fino te veo”. “Estás fino, fino”. A la despedida, el calificado de “fino” se marchaba más que satisfecho de la opinión de su compañero y con una buena dosis de optimismo para el día siguiente. A buen seguro, la iba a necesitar.

¡Indigtraos! ¡Infilnaos!

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 06/06/2011

 …metade rockeiro/metade policía, en USA xa lle terían feito unha película…

Alguno entendió… ¡Infiltraos! Y se fue/le mandaron a Sol. Y allí está, haciendo… arte. Por las narices, arte.

 

 

Tagged with:

Galeano en acampadabcn

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 30/05/2011

Gracias a Sandra (ver comentarios del post anterior), inserto el impagable siguiente vídeo. Como decía aquel, otra puta delicia. Si el Únete a mi bando de El Chojín es el “himno” extraoficial, este podría ser el encabezamiento del Manifiesto oficial.

Y otra cosita: hablando del movimiento surgido con algún otro cuarentaañero, se repite con cariño (y con admiración por lo que vale)  pero también con frecuencia la idea de la “bisoñez” de alguno de los dinamizadores de las asambleas, de los portavoces, etc. En este vídeo se aprecia bien cuando el entrevistador “deja escapar” a Galeano. Menos mal que él se vuelve a dejar atrapar rápidamente.

 

El perro del hortelano no acampa en Sol.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 26/05/2011

Un argumento fácil (y cómodo):

Otro perroflauta que no hace más que de drogarse y de drogarse. Y se come a los niños. Cada vez que alguien habla de la spanishrevolution,  favorece al PP y se muere un gatito.

el pseudosismólogo, la latitud y la madre que los parió

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 11/05/2011

– Hala listo: tú que vas de descreído, a ver como lo explicas.

– Pues mira, no lo sé. Sólo se me ocurre hablar de una maldita casualidad. Un iluminado que cascó en el año 1979, que dijo esto y un proceso natural que se desencadena en una latitud similar (un poco más al Sur) y al otro lado del mismo mar.

Tagged with: ,
A %d blogueros les gusta esto: