¿Quién ha dicho que la clave está en las palabras?

Sabina, como Matthäus.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 14/12/2014

Ahora ya no tanto porque los sistemas han cambiado, pero en los años 80 no era raro que grandes centrocampistas acabasen su carrera futbolística jugando sus últimas temporadas en la desaparecida posición de líbero. Muchos de estos jugadores fueron tan brillantes ordenando el juego desde el centro del campo como cerrando la defensa y sacando el balón jugado desde atrás, de manera que su cambio de posición no supuso menoscabo alguno de importancia o de presencia en el campo. Es más, pasaron a la historia (a la historia hecha con los pies) como jugadores versátiles y siempre imprescindibles en el equipo al que defendían.

De una forma similar veía ayer a un abatido Joaquín Sabina en el escenario ante catorce mil personas, cuando consiguió a duras penas no solventar pero sí retrasar su inevitable gatillazo a base de poesía. Después de un par de minutos enmudecido, rígido y ofreciendo en las pantallas gigantes un rostro transmutado, consiguió escapar de verso en verso y dejar su fracaso sólo en muerte dulce y no en síncope violento.

Esta que nos dejó y que dejo no es la mejor jugada ni credencial para la reconversión del medio en líbero pero, sin duda, muestra un camino.

No volveré a un concierto de Sabina, pero sí a cualquier recital poético que quiera ofrecer.

poema

 

 

Tagged with: ,

Si tienes enemigos, es porque quieres.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 01/12/2014

Porque quieres, o porque no conoces a mis fruteras. O mejor dicho, al comando durmiente capaz de dominar el mundo cuando se lo propongan a base de vender pimientos habaneros.

Acabo de probar hace una hora una ínfima cantidad de dichos pimientos (podría rondar aproximadamente el centímetro cuadrado), que ha durado en mi boca alrededor de cinco segundos. Nunca cinco segundos habían sido tan eternos, así como nunca mi boca y parte del aparato digestivo habían sufrido tan intensamente.

Si llego a reponerme del todo en los próximos meses y dejo de sufrir picores y ardores, pienso invitar a dos o tres a una cena, a su última cena más exactamente, Y acto seguido, escribiré una carta a la OMS para que prohíba el consumo humano de pimientos habaneros o, que al menos, exijan permiso de armas para poder adquirirlos en las tiendas autorizadas para su comercio.

Agradeced a Cuba su escasa beligerancia, porque una agricultura convenientemente dirigida por el Ministerio de Defensa, podría hacer variar en  sólo semanas el orden internacional.

20141201_211238

Mala, mala,… Malasaña.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 02/10/2014

Parezco tonto. No contento con pegarme el madrugón para ir a trabajar, me tiro la kilometrada de camino al curro amargándome el día desde temprano escuchando los programas matutinos de radio llenos de indecentes noticias, indecentes datos sobre la realidad local y global que nos abruma e indecentes tertulianos que nos la explican.

Menos mal que algunos días triunfa el sentido común y el viaje se acompaña de otros sonidos. El dial pega un vuelco y me soprprendo a mí mismo con joyas como esta.

Malasaña, 2 de Mayo, poco importa de qué año.

Tagged with: , ,

A desalambrar.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 16/09/2014

Yo pregunto a los presentes
si no se han puesto a pensar
que esta tierra es de nosotros
y no del que tenga más.

Hace 41 años, prácticamente en los mismos días en los que hoy mueren en la cama Botín y Álvarez, eran asesinados* Salvador Allende y Víctor Jara.
Es caprichoso el tiempo y son tozudas las circunstancias.

*Me recuerda un amigo, con toda la razón, que Salvador Allende se suicidó. Me dice también que fue un suicidió previo a un asesinato seguro. Baste si no recordar las palabras del General Palacios, el oficial al mando de la toma del Palacio de la Moneda en el mensaje a sus superiores: «Misión cumplida. Moneda tomada, presidente muerto»

Tagged with:

Llegará el día.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 06/08/2014

Llegará el día.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 06/08/2014

Miradas.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 03/08/2014

No quedaban apenas asientos libres en la sala de espera de la consulta del terapeuta. Esa tarde tenian cita Melibea, el Yang, Don Quijote, Batman y la mitad superior de la naranja, la que se conecta con el árbol. Todo problemas de pareja.

También, uno en cada extremo de la sala, se sentaban una chica de Teruel y Romeo, que no dejaban de lanzarse miraditas.

ESTE

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 23/07/2014

La puerta de la casa por donde he salido esta mañana a las 07:10 para ir a trabajar, mira hacia el Este. Frente a ella, ya en el descansillo, hay una gran cristalera que te enseña el día por primera vez si has salido sigiloso y medio a oscuras para no despertar a quien duerme dentro.

La vista era un atentado contra los derechos de los trabajadores (uno más) y, aunque las fotos no reflejan en absoluto la realidad, mucho más luminosa y mucho más nítida, cualquiera reconocerá que es duro armarse de profesionalidad y dejar pasar parte de un día como hoy.

El desplazamiento que he realizado, largo, me conducía durante los primeros kilómetros por una autovía en dirección suroeste. El sol  y el coche seguían el mismo camino y por eso a través del cristal de atrás y de los retrovisores he seguido recibiendo los rayos (esta vez no eran cantos) de sirenas que me decían “no vayas”, “no vayas”.

Hay días que te convierten en héroe. O en cobarde, porque también hay amaneceres que merecen una Revolución.

20140723_070108 20140723_070053 20140723_070042

 

Insectívoro estacional.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 18/07/2014

Llevo una dieta… del montón. Supongo que no será un ejemplo de equilibrio, medida y variedad, pero ni mucho menos se parece a la de una modelo emergente ni a la de un tópico sedentario y obseso televidente norteamericano.

A veces, en esta época veraniega, tomo complementos. Complementos proteínicos. Pero los tomo involuntariamente, sin querer hacerlo. Y no los tomo en la mesa, sentado, con cubiertos. Tampoco en estado líquido o semilíquido, de un bidón. Y en cantidades variables: unos días nada, otros casi nada y, rara e involuntariamente (vuelvo a repetir) en cantidades excesivas para mi gusto.

Lo tomo corriendo, durante el entrenamiento. Pero no lo llevo conmigo, me lo encuentro en el camino. Y no me detengo un momento  para asimilarlo (saborearlo sería demasiado) o para acompañarlo con agua. Es más: en ocasiones intento sacarlo de mi boca una vez que ha entrado, pero un par de toses no siempre es suficiente y acabo tragándolo.

Hoy casi se produce un cambio en la naturaleza del complemento proteínico. Lo que normalmente es proteína a base de pequeños dípteros, hoy ha estado a punto de  cambiar: esta vez ha sido un lepidóptero que me ha golpeado en los labios y casi consigue franquearlos. Pero era demasiado: demasiado grande y demasiado seco, me ha querido parecer.

Vamos, que corriendo (o pedaleando) te comes algún insecto de vez en cuando. Como en la vida.

Tagged with: , ,

El dedo gordo de Pedro Sánchez.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 14/07/2014

A Sánchez, a Pedro Sánchez, le sobra dedo y además lo está empezando a sobreutilizar: Es dedo gordo lo que le sobra. Y no se trata de una metáfora de mal gusto, a pesar de que a su atractivo físico se le sume ahora la erótica del poder y pueda suponérsele una intensa actividad sexual en los próximos tiempos.

A Pedro Sánchez le sobra el pulgar aunque, pensándolo bien, quizá su problema sea una cuestión evolutiva. No sé muy bien la razón, pero parece que los líderes socialistas  (socialistas del PSOE, si eso no es un poco contradictorio, como ya avisaba Javier Krahe) durante el último siglo han ido desarrollando un cambio significativo en los gestos de victoria y de “afirmación socialista”.

¿Qué fue del puño (cerrado) en alto? ¿A qué viene el dedito? Como se entere Pablo Iglesias… (el viejo, el de la barba, no el de la coleta).

images

 

¡Aúpa!

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 11/07/2014

Ya sé que somos del Norte y, dicen, un poco fríos…

ya sé que tu madre te decía de pequeño que no hablases con desconocidos…

ya sé que tu pareja es un poco celosa…

Y que vas tocado,

que bastante tienes con fijarte en el suelo para no pisar una piedra que te desequilibre,

que los cascos te aíslan y vas un poco absorto con la música,

pero…

… ¡pero saluda, coño! Un “aúpa” no se le niega a nadie y, además, durante unos segundos irás más suelto.

saludo

 

 

Tagged with: , ,

Menos PP, más FP.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 10/07/2014

Y no me refiero a la Formación Profesional, que también.

El “afán regenerador” del PP ha llevado a Mariano y sus secuaces a comunicarnos que, aplicando su rodillo mayoritario absoluto, al final del verano nos harán (se harán) un regalo: regenerativa y democráticamente impedirán que el candidato más votado del partido mayoritario sea desbancado de la alcaldía mediante un pacto de gobierno entre el resto de formaciones. Como diría Forges, ssssstupendo.

En estos meses que restan hasta que, si nada lo impide, la medida se haga legal (nunca decente), espero reacciones por parte de algunos partidos. Del PSOE más bien pocas reacciones: seguirán con su onanismo, su ambigüedad y su “bienquedismo” propio de los últimos meses, años o lustros.

Sin embargo, creo que sería buen momento para que los Podemos, IUs, EQUOs y los contradictorios nacionalistas de izquierda (¿dónde dejaron el internacionalismo?) empiecen a trabajar para conformar un Frente Popular que haga de contrapeso. Y cuando se llegue a las elecciones…, el que más chifle capador.

Y no quiero imaginar a los medios de comunicación que a todos nos vienen a la mente teniendo que pronunciar o escribir “Frente Popular”. Lo mismo les da un pasmo.

Tagged with:

¡Al poste!

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 04/07/2014

Cientos de partidos “callejeros”. Miles.

Buena parte de las décadas de los setenta y de los ochenta jugando uno o varios partidos al día (y sin hablar de sobrecarga en las ruedas de prensa posteriores) en multitud de escenarios posibles. Así, a bote pronto, se me ocurren los siguientes “estadios”: el patio del colegio, cuando los campos “oficiales” estaban saturados de niños y balones, varias playas de Cantabria, con especial querencia por las de Santander y Noja, algunos “praos” segados o no tanto, el Complejo Deportivo Municipal y varias calles, plazas y otras zonas residenciales del puñetero centro de la ciudad de Santander.

Para dichos eventos deportivos, la infraestructura necesaria rayaba en la más absoluta austeridad, por no decir pobreza deportiva. El mínimo exigible era un balón (aunque a falta de él se jugaron auténticas finales con piedras, botes, pelotas de tenis y sustitutos similares) y dos personas, si bien el número podría ampliarse hasta más allá de las veintidós exactas que exigen los amantes de la estricta legalidad.

A partir de los mínimos planteados, la dotación podía crecer más o menos según las circunstancias aunque, la verdad sea dicha, no solían faltar dos (uno, a veces) elementos casi indispensables: las porterías.

En el asunto “porterías”, la tipología era de lo más variado, en función de la naturaleza del espacio de juego, pero también de acuerdo a condicionantes en principio tan poco influyentes como la estación del año, la hora del día, etc. En la playa, los postes se hacían con montones de arena y en el campo, con palos. En el cole con las carteras (el término “mochila” vino después), igual que a la entrada o en la salida de éste, pero ya en la calle. Si era invierno, los abrigos que nos quitábamos para jugar se acumulaban en cuatro montones, dos a cada lado del terreno de juego.

Lo que NUNCA, NUNCA HICIMOS, fue marcar los postes con cuatro botellas. Y mucho menos de Coca Cola. Así que, señores publicistas que aprovechan el Mundial para ponernos nostálgicos a los futboleros, no pretendan cambiar nuestros recuerdos arrimando el ascua a su sardina. Está muy bien lo de La Ley de la Botella (y del Vaso), lo de “penalty y gol es gol” y lo de “el que meta gana” pero…, MIS POSTES QUE NO ME LOS TOQUEN.

En el acto.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 15/05/2014

Entré en la tienda y pregunté: ¿Hacéis fotos “en el acto”?

La dependienta, al mismo tiempo que empezaba a desnudarse, me respondió: “Sí, pero tendrá que ser un selfie, porque yo soy la única empleada”.

 

Tagged with:

Follamigas

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 04/04/2014

Desde hace años, tengo dos amigas. Dos amigas cuya relación con ellas no es propia o únicamente de amistad. Por supuesto, es cierto que prima cierta confianza, pero también lo es que existe un grado notable de conveniencia interesada por todas las partes. Ellas me dan lo que necesito y yo, a cambio, alimento su naturaleza y razón de ser. Vulgar, pero también gráfica y certeramente hablando, podríamos referirnos a ellas con el conocido término de follamigas.

Son diferentes entre sí, mucho, igual que el trato que me dan y que de mí reciben.

Una es la relación “fija”, aunque llevemos juntos menos tiempo. Se parece poco a mí pues es creativa, moderna y, digamos, un poco virtual. La verdad es que hablamos poco, aunque a cambio tiene mecanismos para ofrecerme multitud de datos por otras vías.

Dicen los demás de ella que es pegajosa en sus relaciones y que cuesta mucho abandonarla, igual que otros más dudan de su fiabilidad. Sin embargo, yo nunca he tenido ninguno de esos problemas con ella, al menos hasta hace un par de días.

La otra, con quien mantengo una relación continua también, es de otro carácter. Tras muchos años de relación  no hemos sufrido altibajos ni descalabros notables. Una perfecta línea horizontal podría ser la representación gráfica de nuestra evolución como pareja. Ofrece, frente a la creatividad, la inercia bien entendida, frente a la modernidad, un clasicismo no rancio ni atrofiado.

Quizá esa dualidad ha marcado mi imagen de cada una. La una es una cantante de jazz, la otra una deportista. Un jazz nuevo, fusionado, blanco, ecléctico. Una atleta metódica, regular, no brillante pero sí fiable.

No sé muy bien porqué, o sí lo sé, he decidido no prolongar más una situación si no anómala, al menos difícil de llevar. He decidido no dividir mis esfuerzos y, lo sé y lo asumo, tampoco mis placeres basados en la diversidad y en el cambio.

Sabiendo de antemano que el proceso no sería fácil, he iniciado conmigo mismo y con las dos concernidas el proceso de “simplifcación”. Lo llamo así, simplificación, un término aséptico desenganchado de connotaciones emocionales, para no hacerlo aún más difícil. En esa línea de frialdad, de distanciamiento, he comenzado a actuar.

En principio, una de ellas había sido elegida para perpetuarse o al menos prolongarse en mi vida pero, cuando mis maniobras han sido descubiertas por la damnificada, la reacción de esta última ha superado lo previsible. A demanda suya he tenido que exponer prolijamente, más de lo que hubiera deseado, mis intenciones y, sobre todo, mis motivos para hacerlo.

No me creía especialmente importante para ella (realmente le he dado muy poco) pero me he dado cuenta rápidamente de mi error, a juzgar por su contraataque: vestida de azul intenso, elegante pero con maneras resueltas, enarbolando razones de toda índole y poniéndose en comparación con su competidora, ha logrado envolverme. No sólo me ha hecho detener mis intenciones hacia ella, sino que ha logrado dar la vuelta a la situación y convencerme de que ella debería ser mi única compañera. Una victoria más en su carrera deportiva.

Pero sólo unas pocas horas ha durado mi reciente cambio de decisión. Las mismas pocas que ha tradado la cantante de jazz en subirse al escenario y agarrando el micrófono, vestido largo naranja, susurrar a veces y gritar otras todo un recital de “quédate conmigo” y “el cielo será nuestro”.

Sensible a la música y a la letra, he salido del improvisado concierto seguro de que mi primera intención era la que valía y me he ido a la cama, solo, confiado de haber sabido rectificar a tiempo de mi primera rectificación.

Pero las noches son las noches y las mañanas sus finales. Recién levantado, me entero de que la atleta había decidido hacer la carrera de su vida… y que yo iba a ser su rival. Telefónicamente tomó la salida y, de paso, las riendas de la carrera. Yo al otro lado la seguía a duras penas. La imaginé otra vez de azul intenso, pero esta vez el color procedía de unas mallas y una camiseta brillante y pegada al cuerpo. El azul lo interrumpía sólo la letra M de su inicial, serigrafíada con formas redondeadas y aerodinámicas en un verde no menos eléctrico que el fondo. Era la vestimenta de alguien que no venía a pasearse y que estaba dispuesta a darlo todo. En los primeros kilómetros de conversación llegó a ponerse incluso agresiva: hacía asomar los codos si intentaba ponerme a su altura y en ningún momento se dejó sobrepasar siquiera unos centímetros. Yo seguía sus argumentos casi acobardado, a la defensiva. Con seguir su ritmo a duras penas me bastaba.

A mitad de carrera vislumbré una pequeña situación de igualdad y me atreví a discutirla su posición, aunque sabía que debía hacerlo guardándome en parte las espaldas pensando en el final. Y en ese final, no sé si valiente o deseperadamente, decidí tomar la iniciativa y pegar un acelerón definitivo. Un “vale, yo tiro ahora a suerte o a muerte y a ver que me respondes”. Y la solvencia fue su respuesta. La que le era propia y le sirvió para ganar.

Al menos, no hizo sangre de mi derrota. Todo lo contrario. Ella ganó, pero a mi la dura competencia me llevó a batir mi mejor marca. Los dos contentos.

Ahora, tras la ardua batalla a tres bandas, las dos patas que quedan unidas de la banqueta que se rompió, estamos esperando hacer efectivos nuestras nuevas condiciones y acuerdos. Sólo algunos mensajes enviados desde un Club de Jazz interfieren estos días de incipiente y no formalizada nueva relación. Sé que esos mensajes no tienen la menor capacidad de causar el efecto que pretenden pues, acertada o equivocadamente, la decisión está tomada: entre pasar la línea móvil a Jazztel o la fija a Movistar y de cualquiera de las dos fórmulas unificar mi tarifa, elijo la segunda.

La más guapa de Catalunya.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 30/12/2013

Han hablado (y seguirán haciéndolo) todos. Unos sabiendo y otros sin saber. Unos para defender el sí o el no y otros simplemente pero ni más ni menos, para intentar discernir el futuro. Por supuesto, los políticos han llevado la voz cantante seguidos muy de cerca por decenas de tertulianos televisivos y radiofónicos. No han faltado tampoco las conversaciones de bar, de ascensor, de oficina,…., protagonizadas por locales y foráneos, por directamente concernidos, por defensores a ultranza de “la unidad” y por localistas de todo pelaje y escala topográfica.

Los temas de conversación también se han movido entre lo general y lo particular. Se han considerado aspectos políticos y económicos principalmente, pero de forma paralela  han surgido cuestiones y debates a la palestra de índole cultural, histórica, social, educativa, lingüística, sociológica. También lo deportivo, cómo no, ha sido filtrado y tratado en función “del asunto”. Y este último aspecto, el futbolístico (mejor dicho que el deportivo), ha sido el que más se ha acercado al que realmente es el capital.

Mentira me parece que en el asunto del “derecho a decidir”, de la secesión, del Som una nació, no hayamos ido más allá. Que el Barça pueda o no jugar la Liga española es sin duda un asunto central pero siempre por detrás de otro mucho más importante y en el que nadie parece haberse fijado hasta ahora:

¿Podrá la futura Miss Catalunya presentarse a Miss Universo sin haber pasado antes por el filtro del concurso que corona a la más bella de lo que podemos empezar a llamar ya “la antigua España”? ¿A qué esperamos para empezar a coger el toro por los cuernos y dejar lo accesorio para otros momentos?

Moscas machadianas, moscas coppinianas

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 25/12/2013

Colecciono Las Moscas (a cuatro manos y un muñón).

Vosotras, las familiares
inevitables golosas,
vosotras, moscas vulgares
me evocáis todas las cosas.

¡Oh, viejas moscas voraces
como abejas en abril,
viejas moscas pertinaces
sobre mi calva infantil!

Tengo en una caja
metidas unas moscas porque…
Tengo moscas pequeñas
tengo moscas grandes, ¿y qué?
Las guardo a escondidas
¿qué se imaginan en casa?
LLego del trabajo
y me dedico a observarlas.

Moscas de todas las horas
de infancia y adolescencia,
de mi juventud dorada;
de esta segunda inocencia,
que da en no creer en nada,
en nada.
¡Moscas del primer hastío
en el salón familiar,
las claras tardes de estío
en que yo empecé a soñar!
Y en la aborrecida escuela
raudas moscas divertidas,
perseguidas, perseguidas
por amor de lo que vuela.

Mientras las unas parecen
volar confiadas,
las otras en cambio…
en un rincón asustadas.
Mis moscas más grades
se comen a las otras, por qué…
¡Mira que están locas
estas bichas tan gordas! ¿y qué?
Escenas macabras
te brinda mi caja.
Festín que preparo
todas las mañanas,
estos insectos voraces
no se conforman con nada.
Se roban bocados
quedándose hartas.

Yo sé que os habéis posado
sobre el juguete encantado,
sobre el librote cerrado,
sobre la carta de amor,
sobre los párpados yertos
de los muertos.
Inevitables golosas,
que ni labráis como abejas,
ni brilláis cual mariposas;
pequeñitas, revoltosas,
vosotras, amigas viejas,
me evocáis todas las cosas.

Colecciono moscas
pero no estoy loco porque…
Han hecho astillas la caja
de lo que están engordando,
y vuelan pesadamente
dando vueltas al cuarto.
Ahora soy yo el que se asusta
se han relamido mil veces.
Como no encuentre las llaves
van a empezar a comerme.
Germán Machado/ Antonio Coppini

Tagged with: ,

Deambulando por las calles.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 19/12/2013

Deambulando por las calles.

Leo al nada simpático (o muy antipático, si se prefiere) Juan Manuel de Prada, que Baltasar Gracián escribió algo así como que el hombre nace engañado y muere desengañado.

Tagged with:

4-2

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 19/11/2013

Siguiendo con el hilo sociológicofutbolero que generó ayer un inusitado movimiento tuitero (inusitado en relación con la calmachicha habitual)….

Hace más de tres décadas, el fútbol infantil de Cantabria tenía su Dream Team local. El conjunto de estrellas en cuestión respondía al poco deportivo nombre de Círculo Católico. Jugar contra “el Círculo” era garantía de derrota, si no de goleada en contra, fuera en la playa (bendito fútbol playero) o en la liga de “futbito” (así se llamaba entonces al naciente fútbol sala).

Un chaval de once años enclenque y con pinkis del 35-36 empezaba a jugar por entonces en un equipo de barrio humilde de la ciudad, con sede en un bar de barrio humilde de la ciudad. A dicho equipo le llegó un sábado su “San Martín”: tocaba enfrentarse “al Círculo” en la Segunda Playa del Sardinero. Por eso, un día antes, el viernes, tuvimos hasta charla técnica del míster. Empezó así:

“Bueno, mañana jugamos contra el equipo de Zubieta. Y vosotros ya sabéis qué clase de mamón es Zubieta. Así que le vamos a joder. (…)” Zubieta era el entrenador rival, al que ni yo ni ninguno de mis compañeros conocíamos de nada, pero que a Javi (nuestra lumbrera de entrenador), le parecía un mamón.

Cuando en el post de ayer hablábamos de “mongólicos” (con perdón) y de un mundo raro que habíamos creado alrededor del fútbol, olvidábamos mencionar que en la conformación de ese patético circo son tan responsables los que lo vemos desde fuera como los que están debajo de la carpa, cumpliendo la función que cumplan.

Por cierto: el sábado aquel llegó y por  parte del Círculo sólo se presentaron al partido nueve jugadores, dos menos del mínimo para conformar el equipo titular. Perdimos 4-2.

Tagged with:

De goles y perífrasis.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 17/11/2013

Mi padre es un atípico aficionado al fútbol. Lleva yendo al campo los sesenta y pico últimos años y no creo que haya mucha gente a la que le guste tanto ver fútbol como jugarlo (lo que puede jugarse con 39 años en cada pata).

En toda su vida como espectador, he podido compartir con él una pequeña parte de ella y nunca le he visto dar un simple aplauso en el campo, llevarse un disgusto por una derrota o un alegrón desmesurado por cualquiera de las escasas victorias de nuestro equipo. Su mayor exceso expresivo en un campo de fútbol ha sido ponerse de pie durante un minuto de silencio antes de algún partido o admirarse por alguna genialidad de cualquiera de los jugadores, sean del equipo que sean.

Mantiene también una enorme distancia con cualquier simple asomo de hooliganismo y mucho más cuando la violencia en cualquiera de sus formas se hace patente, lo cual es bastante difícil, pues ambas aberraciones ¿deportivas? están demasiado presentes en demasiadas ocasiones. Ya es casi un mantra para él la frase que le hemos oído pronunciar decenas de veces cuando la ocasión lo merece: “Al fútbol sólo vamos los mongólicos” (un epíteto rancio y en tiempos discriminatorio pero, nos guste o no, “muy de Santander” hasta no hace demasiado).

Hoy he ido yo al campo. A campo ajeno, más exactamente. Y he tenido la oportunidad de encontrarme con otro teórico de la sociología futbolística. Éste, llevaba uniforme y rotulada en él, la leyenda Cuerpo Nacional de Policía. Franqueaba la puerta por la que pretendíamos salir del estadio al finalizar el partido. Desde su posición, impedía la salida a cualquier aficionado que llevase algún distintivo que le identificase como seguidor del equipo visitante y le conminaba a salir por la puerta siguiente.

En esa situación, uno de los interceptados en la puerta que llevaba al cuello una bufanda verdiblanca, mantuvo con el agente la siguiente conversación, siempre en un tono adecuado y de respeto mutuo:

– ¿Por qué no podemos salir por esta puerta?

– Por su seguridad y con la intención de prevenir desordenes públicos.

– ¿Usted me ve a mí con ganas de meterme en un lío?

– Yo lo que sé es que fuera puede haber personas que conocemos y que sí que tienen ganas de montarlo.

– Pues no entiendo por qué si les conocen, no toman medidas contra ellos.

– Porque todavía no han hecho nada y la forma de prevenirlo es sacarles a ustedes por la misma puerta para asegurarnos de poder mantener el orden.

– No estoy de acuerdo, no estoy de acuerdo.

– Pues no lo estará, pero este es el mundo del fútbol. Este es el mundo que les gusta a ustedes.

“Este es el mundo que les gusta a ustedes”: una bonita y políticamente correcta perífrasis para llamar mongólicos a los aficionados al fútbol. Al menos, al fútbol profesional o semiprofesional actual.

A %d blogueros les gusta esto: