¿Quién ha dicho que la clave está en las palabras?

¡Al poste!

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 04/07/2014

Cientos de partidos “callejeros”. Miles.

Buena parte de las décadas de los setenta y de los ochenta jugando uno o varios partidos al día (y sin hablar de sobrecarga en las ruedas de prensa posteriores) en multitud de escenarios posibles. Así, a bote pronto, se me ocurren los siguientes “estadios”: el patio del colegio, cuando los campos “oficiales” estaban saturados de niños y balones, varias playas de Cantabria, con especial querencia por las de Santander y Noja, algunos “praos” segados o no tanto, el Complejo Deportivo Municipal y varias calles, plazas y otras zonas residenciales del puñetero centro de la ciudad de Santander.

Para dichos eventos deportivos, la infraestructura necesaria rayaba en la más absoluta austeridad, por no decir pobreza deportiva. El mínimo exigible era un balón (aunque a falta de él se jugaron auténticas finales con piedras, botes, pelotas de tenis y sustitutos similares) y dos personas, si bien el número podría ampliarse hasta más allá de las veintidós exactas que exigen los amantes de la estricta legalidad.

A partir de los mínimos planteados, la dotación podía crecer más o menos según las circunstancias aunque, la verdad sea dicha, no solían faltar dos (uno, a veces) elementos casi indispensables: las porterías.

En el asunto “porterías”, la tipología era de lo más variado, en función de la naturaleza del espacio de juego, pero también de acuerdo a condicionantes en principio tan poco influyentes como la estación del año, la hora del día, etc. En la playa, los postes se hacían con montones de arena y en el campo, con palos. En el cole con las carteras (el término “mochila” vino después), igual que a la entrada o en la salida de éste, pero ya en la calle. Si era invierno, los abrigos que nos quitábamos para jugar se acumulaban en cuatro montones, dos a cada lado del terreno de juego.

Lo que NUNCA, NUNCA HICIMOS, fue marcar los postes con cuatro botellas. Y mucho menos de Coca Cola. Así que, señores publicistas que aprovechan el Mundial para ponernos nostálgicos a los futboleros, no pretendan cambiar nuestros recuerdos arrimando el ascua a su sardina. Está muy bien lo de La Ley de la Botella (y del Vaso), lo de “penalty y gol es gol” y lo de “el que meta gana” pero…, MIS POSTES QUE NO ME LOS TOQUEN.

Anuncios

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Mosca cojonera said, on 05/07/2014 at 12:37

    Y jugábamos a tres y seis, cuatro y ocho, cinco y diez (mi preferido). De ahí, hasta que la luz se iba. Cuando se generalizaron las farolas, no hubo límite. Snif

    • nachoenfuga said, on 05/07/2014 at 16:51

      La de puertas de garajes que habremos jod…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: