¿Quién ha dicho que la clave está en las palabras?

De goles y perífrasis.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 17/11/2013

Mi padre es un atípico aficionado al fútbol. Lleva yendo al campo los sesenta y pico últimos años y no creo que haya mucha gente a la que le guste tanto ver fútbol como jugarlo (lo que puede jugarse con 39 años en cada pata).

En toda su vida como espectador, he podido compartir con él una pequeña parte de ella y nunca le he visto dar un simple aplauso en el campo, llevarse un disgusto por una derrota o un alegrón desmesurado por cualquiera de las escasas victorias de nuestro equipo. Su mayor exceso expresivo en un campo de fútbol ha sido ponerse de pie durante un minuto de silencio antes de algún partido o admirarse por alguna genialidad de cualquiera de los jugadores, sean del equipo que sean.

Mantiene también una enorme distancia con cualquier simple asomo de hooliganismo y mucho más cuando la violencia en cualquiera de sus formas se hace patente, lo cual es bastante difícil, pues ambas aberraciones ¿deportivas? están demasiado presentes en demasiadas ocasiones. Ya es casi un mantra para él la frase que le hemos oído pronunciar decenas de veces cuando la ocasión lo merece: “Al fútbol sólo vamos los mongólicos” (un epíteto rancio y en tiempos discriminatorio pero, nos guste o no, “muy de Santander” hasta no hace demasiado).

Hoy he ido yo al campo. A campo ajeno, más exactamente. Y he tenido la oportunidad de encontrarme con otro teórico de la sociología futbolística. Éste, llevaba uniforme y rotulada en él, la leyenda Cuerpo Nacional de Policía. Franqueaba la puerta por la que pretendíamos salir del estadio al finalizar el partido. Desde su posición, impedía la salida a cualquier aficionado que llevase algún distintivo que le identificase como seguidor del equipo visitante y le conminaba a salir por la puerta siguiente.

En esa situación, uno de los interceptados en la puerta que llevaba al cuello una bufanda verdiblanca, mantuvo con el agente la siguiente conversación, siempre en un tono adecuado y de respeto mutuo:

– ¿Por qué no podemos salir por esta puerta?

– Por su seguridad y con la intención de prevenir desordenes públicos.

– ¿Usted me ve a mí con ganas de meterme en un lío?

– Yo lo que sé es que fuera puede haber personas que conocemos y que sí que tienen ganas de montarlo.

– Pues no entiendo por qué si les conocen, no toman medidas contra ellos.

– Porque todavía no han hecho nada y la forma de prevenirlo es sacarles a ustedes por la misma puerta para asegurarnos de poder mantener el orden.

– No estoy de acuerdo, no estoy de acuerdo.

– Pues no lo estará, pero este es el mundo del fútbol. Este es el mundo que les gusta a ustedes.

“Este es el mundo que les gusta a ustedes”: una bonita y políticamente correcta perífrasis para llamar mongólicos a los aficionados al fútbol. Al menos, al fútbol profesional o semiprofesional actual.

Anuncios

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Xavi Lardín said, on 18/11/2013 at 09:48

    Bonita perífrasis: “Este es el mundo que les gusta a ustedes”, significa que a él no le gusta el mundo del fútbol.

    Teniendo en cuenta la importante misión que estaba llevando a cabo, seguro que le van más los deportes de contacto.

    La próxima vez que lo veas enchironando a putas, haciendo controles de alcoholemia o tocándose la porra en la puerta de un estadio, recuérdale que ese es el mundo que le gusta.

  2. nachoenfuga said, on 18/11/2013 at 13:49

    Pues que quieres que te diga. Independientemente de la profesión real del “sociólogo” y de sus preferencias deportivas, me parece una frase cargada de significado y de buena parte de razón. Como mucho, quizá un poco prepotente y no para pronunciarla en horas de servicio a un ciudadano, pero por lo demás…

  3. Xavi Lardín said, on 19/11/2013 at 13:11

    No, Nacho… Si estoy de acuerdo en que el “fútbol moderno” es una mamonada. Miles, millones de parados aplaudiendo, vitoreando y financiando los sueldos millonarios de una industria desproporcionada. No tiene ningún sentido. Se ha perdido la épica y el romanticismo de otras épocas.

    Y lo peor de todo, como comentas en el siguiente post, es el ejemplo que se da a las nuevas generaciones de deportistas: desde la tele con estrellitas que no saben ni abrir un libro, desde el banquillo con entrenadores del neanderthal, desde la grada con padres que proyectan sus frustraciones futbolíticas en sus vástagos, etc, etc, etc…

    Una pena vamos.

  4. Mosca cojonera said, on 19/11/2013 at 19:13

    Un ex-compañero de trabajo, comentaba entre sus típicos exabruptos que “él no se fiaba de un hombre que no bebe vino”. A mi me parece poco fiable un policía que te da explicaciones, en lugar de una hostia, cuando le replicas. Esta claro que el fútbol ha perdido su esencia. RIP


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: