¿Quién ha dicho que la clave está en las palabras?

Objetivos realistas.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 07/09/2013

En veinte horas estaré colocado una vez más en la línea de salida de una carrera. Tendré por delante veintidós kilómetros de recorrido de montaña por pistas y sendas que, por primera vez en varios meses, estarán en casi toda su longitud o bien encharcadas, o bien embarradas.

Para esta carrera me he marcado un doble objetivo: en orden de prioridad, el primero de los objetivos es que no me parta un rayo en mitad de lo alto de un páramo burgalés, pues amenaza tormenta igual a la sufrida esta mañana durante el último entrenamiento e igual a la que está cayendo en este momento de la tarde.

El segundo objetivo, si el primero no puede cumplirse, es que el rayo me parta.

El éxito parece factible.

 

 

Anuncios

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. PabloNSN said, on 09/09/2013 at 07:04

    ¿Y entonces…?!

  2. nachoenfuga said, on 09/09/2013 at 08:15

    Entonces, como suele suceder, la realidad acabó siendo muy diferente al pronóstico. Tan diferente que sólo hubo lugar para que se diese el primero de los objetivos. Difícilmente puede partirte un rayo cuando las nubes escasean, cuando el tiempo es estable y cuando no hay tormenta en centenares de kilómetros a la redonda.
    Por no haber, no hubo ni barro. Los dos aguaceros del día anterior fueron absorbidos por la tierra reseca en pocas horas y los corredores, marchadores y ciclistas que lo necesitaron, tuvieron que buscar otras excusas a sus fracasos.
    Los que salimos satisfechos de la experiencia y de los resultados aspiramos a que el año que viene se dé igual o mejor el día. Parafraseando a Spanjaard, hoy soy 22 kilómetros más viejo (pero 2 minutos y 43 segundos más rápido).

  3. Xavi Lardín said, on 09/09/2013 at 09:53

    ¡¡¡Felicidades!!! Eso, en parte es mérito del relaxing cup of café con leche que desayunaste antes de la carrera y la cafeina te llevó en volandas.

  4. nachoenfuga said, on 09/09/2013 at 10:02

    Gracias. Café no tomo más que en contadísimas ocasiones, así que yo lo achacaría a la expectativa de la ingesta de sidra durante la comida posterior a la carrera. Ya sabes: la reposición de líquidos imprescindible tras un esfuerzo prolongado.
    Y que había que celebrar que a nadie le había partido un rayo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: