¿Quién ha dicho que la clave está en las palabras?

En la plaza. Contra déjà vu.

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 24/05/2011

En la plaza

 Este poema  leído en el blog de Javi todocambia es todo un involuntario contra déjà vu. Parece como si Vicente Aleixandre lo hubiera escrito para dedicárselo a todas las personas que estos días hemos poblado las plazas en busca de algo cada vez más concreto y más ilusionante. Aunque en los próximos días quizá comience a perder presencia en la calle, seguro que no perderá fuerza.
 
Próxima estación: Esperanza.
 
 
EN LA PLAZA
 
 
Hermoso es, hermosamente humilde y confiante, vivificador y profundo,
sentirse bajo el sol, entre los demás, impelido,
llevado, conducido, mezclado, rumorosamente arrastrado.

No es bueno
quedarse en la orilla
como el malecón o como el molusco que quiere calcáreamente imitar a la roca.
Sino que es puro y sereno arrasarse en la dicha
de fluir y perderse,
encontrándose en el movimiento con que el gran corazón de los hombres palpita extendido.

Como ese que vive ahí, ignoro en qué piso,
y le he visto bajar por unas escaleras
y adentrarse valientemente entre la multitud y perderse.
La gran masa pasaba. Pero era reconocible el diminuto corazón afluido.
Allí, ¿quién lo reconocería? Allí con esperanza, con resolución o con fe, con temeroso denuedo,
con silenciosa humildad, allí él también
transcurría.

Era una gran plaza abierta, y había olor de existencia.
Un olor a gran sol descubierto, a viento rizándolo,
un gran viento que sobre las cabezas pasaba su mano,
su gran mano que rozaba las frentes unidas y las reconfortaba.

Y era el serpear que se movía
como un único ser, no sé si desvalido, no sé si poderoso,
pero existente y perceptible, pero cubridor de la tierra.

Allí cada uno puede mirarse y puede alegrarse y puede reconocerse.
Cuando, en la tarde caldeada, solo en tu gabinete,
con los ojos extraños y la interrogación en la boca,
quisieras algo preguntar a tu imagen,

no te busques en el espejo,
en un extinto diálogo en que no te oyes.
Baja, baja despacio y búscate entre los otros.
Allí están todos, y tú entre ellos.
Oh, desnúdate y fúndete, y reconócete.

Entra despacio, como el bañista que, temeroso, con mucho amor y recelo al agua,
introduce primero sus pies en la espuma,
y siente el agua subirle, y ya se atreve, y casi ya se decide.
Y ahora con el agua en la cintura todavía no se confía.
Pero él extiende sus brazos, abre al fin sus dos brazos y se entrega completo.
Y allí fuerte se reconoce, y se crece y se lanza,
y avanza y levanta espumas, y salta y confía,
y hiende y late en las aguas vivas, y canta, y es joven.

Así, entra con pies desnudos. Entra en el hervor, en la plaza.
Entra en el torrente que te reclama y allí sé tú mismo.
¡Oh pequeño corazón diminuto, corazón que quiere latir
para ser él también el unánime corazón que le alcanza!

Vicente Aleixandre

Anuncios

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Anónimo said, on 26/05/2011 at 09:23

    Desde luego es actual actual!!!!

    te dejo un enlace en version comic, que al menos a mí me parece que explica muy gráficamente cómo hemos llegado a un estado de crisis…http://estepaissevaalamierda.wordpress.com/

  2. JaviTC said, on 26/05/2011 at 18:30

    Veo que va rulando… Acabo de colgar el españistán en el blog, entro aquí y aquí me lo encuentroooo…

  3. nacho said, on 26/05/2011 at 21:25

    Gracias… “anónimo”. Está muy bien.
    JaviTC: está visto que hay furor rulero. Que dure.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: