¿Quién ha dicho que la clave está en las palabras?

URUGUAYO, URUGUAYO (actualizaçao)

Posted in Uncategorized by nachoenfuga on 18/05/2009

La entrada no tiene nada que ver con Diego Forlán, aunque ayer unos cuantos miles de personas hayan coreado el título que aparece aquí arriba en su homenaje.

 

 

ANGELUS

Quién me iba a decir que el destino era esto

Ver la lluvia a través de letras invertidas,
un paredón con manchas que parecen prohombres,
el techo de los ómnibus brillantes como peces
y esa melancolía que impregna las bocinas.

Aquí no hay cielo,
aquí no hay horizonte.

Hay una mesa grande para todos los brazos
y una silla que gira cuando quiero escaparme.
Otro día se acaba y el destino era esto.

Es raro que uno tenga tiempo de verse triste:
siempre suena una orden, un teléfono, un timbre,
y, claro, está prohibido llorar sobre los libros
porque no queda bien que la tinta se corra.

 

 

Poemas de la oficina, 1953-1956.

Mario Benedetti.

 

Actualización:

Como cada uno tiene sus momentos, cada uno elige sus poemas. En el comentario de Gely se incluye uno mucho más íntimo y más “Benedettiano” en el sentido que es lo que todos conocemos y valoramos del artista. El que se incluye en el post, Ángelus, no está puesto por casualidad. Hoy, 20 de Mayo, se cumplen 17 años de la firma de mi contrato profesional.

Anuncios

3 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. PabloNSN said, on 18/05/2009 at 18:16

    Uruguayo, sí, qué grande.

  2. Gely said, on 19/05/2009 at 13:17

    NO TE SALVES

    No te quedes inmóvil al borde del camino.
    No congeles el júbilo, no quieras con desgana.
    No te salves ahora ni nunca, no te salves.
    No te llenes de calma,
    no reserves del mundo sólo un rincón tranquilo.
    No dejes caer los párpados pesados como juicios.
    No te quedes sin labios, no te duermas sin sueño,
    no te pienses sin sangre, no te juzgues sin tiempo.

    Pero si, pese a todo, no puedes evitarlo
    y congelas el júbilo, y quieres con desgana,
    y te salvas ahora, y te llenas de calma,
    y reservas del mundo sólo un rincón tranquilo,
    y dejas caer los párpados pesados como juicios,
    y te secas sin labios, y te duermes sin sueño,
    y te piensas sin sangre, y te juzgas sin tiempo,
    y te quedas inmóvil al borde del camino,
    y te salvas,
    entonces…

    …no te quedes conmigo.

    Enorme y siempre genial Benedetti.
    Un besote para el dueño del blog y compañía.
    Ángela.

  3. nachoenfuga said, on 19/05/2009 at 15:48

    Terrible Benedetti. Cuando se agobiaba en la oficina y cuando se ponía a mirar a (la) que tenía enfrente.

    Gracias y que la digestión de los respigos te dure menos de tres días.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: